Consejos para tu examen de admisión al nivel medio superior

 Antes del examen:


- Visualiza que lo consigues. Uno de los fundamentos del cambio en la Programación Neurolingüística (PNL) es "actuar como si", lo que implica comportarse como si ya hubieras conseguido el objetivo ya que el poder de la mente influye en nuestras emociones, lo que capitaliza la seguridad y la autoconfianza.


- Tómate un descanso y evita estudiar. No tiene sentido sobrecargar la mente con conocimientos días antes del examen de admisión; de hecho, es contraproducente, porque se supone que eso se estudia con antelación, y dormir suficientes horas y comer ligero te ayudará a sentirte activo y dispuesto.


- Sé disciplinado en tus estudios. Establece una estrategia viable, como estudiar al menos 50 minutos al día; no tiene sentido estudiar tres horas una vez y luego dejar de hacerlo durante días; la resistencia y la perseverancia marcan la diferencia.


- Repasa el día anterior con frecuencia. Antes de sumergirse en un nuevo material, repase lo que ya ha aprendido; esto le ayudará a consolidar sus conocimientos.


- Haz ejercicio físico después de un tiempo determinado. El movimiento y la memoria están sincronizados; haz gimnasia cerebral; los ejercicios son sencillos y te ayudarán en tu proceso de aprendizaje.

Durante el examen


- Empieza por el tema en el que te sientas más seguro. El orden en el que respondas al examen cuenta; intenta abordar primero las preguntas fáciles para tener tiempo de centrarte en las más difíciles.



- Respira profundamente y relájate. Cuando tengas el examen delante, repásalo bien, recuerda que el examen es simplemente una capitalización de lo que has estudiado previamente, respira hondo y relájate.



- Repasa al final de la prueba de acceso. Si tienes tiempo después del examen, repásalo e intenta situarte en las preguntas en las que tenías dudas; esto te ayudará a sentirte más seguro a la conclusión.